Monday, January 23, 2017

Ratas Encubiertas

Por esas cosas raras de la vida, de repente te encontras en una situación donde a alguien se le ocurre algo y pensas "que buena idea". Lo volves a pensar, y la idea está tan buena, que abrís la boca y decís "quiero ser parte de esta idea". Decidís involucrarte. Hasta que hay que empezar a desarrollar la idea y ahí te preguntas "¿quién carajo me mandó a meterme en esta idea?" Yo estoy en esa fase.

Resulta que por la idea en cuestión, me junté hace un par de semanas con dos personas. No son amigos, son simplemente conocidos. Entre ellos dos, tampoco son amigos. Decidimos juntarnos los tres en un bar. La negociación del lugar fue ardua, nadie quería ceder. Uno propone un lugar y argumenta "te tomas el subte y llegas" sin tener en cuenta que esa misma persona se puede tomar el subte para el otro lado y "también llegas". Después de mucho pero mucho mensaje por Whatsapp, definimos el lugar y la reunión sucedió a principios de diciembre.

Persona A llegó primera al bar de la reunión y pidió un café. Yo llegué segundo, pedí un agua sin gas. Al ratito llegó Persona B disculpándose por la demora y aclarando que tenía mucho hambre. Persona B se pidió café con leche, tostadas, bebida, merienda, etcétera.

Llegó el momento de pedir la cuenta. Hay que recordar que Persona A estaba en la reunión haciéndonos un favor a Persona B y a mí. Llega la cuenta. Persona A saca la billetera. Persona B exclama fervientemente "de ninguna manera, Persona A, a vos te invitamos nosotros". Vio el total de la cuenta y lo dividió por dos. Resumiendo, yo pagué la mitad de la merienda de Persona B.

A mi nadie me preguntó si yo quería invitar a Persona A. Ni tampoco tuve el coraje suficiente de decir "che, Persona B, el café de Persona A lo pagamos a medias, pero cada uno paga lo suyo". Me quede callado y pagué la mitad.

Es una de esas situaciones donde si decís algo quedas mal o como rata mientras que la otra persona tiene impunidad.


Ahora mi duda. Esta tarde me vuelvo a juntar. ¿Qué hago?
Opción 1: ¿Pido lo mismo que Persona B?
Opción 2: ¿Pido más que persona B y me cobro lo de la última vez?
Opción 3: ¿Pido lo que yo quiero pedir sin importarme que hagan los demás y no me preocupo por el pago?
Opción 4: ¿Pido lo que yo quiero pedir sin importarme que hagan los demás y aclaro que cada uno paga lo suyo?
Opción 5: Ninguna de las anteriores.

4 comments:

  1. En estas situaciones uno tiene miedo de quedar como rata al decir "yo pago lo mío" pero el otro no tiene vergüenza de quedar como rata al hacerte pagar a vos la mitad de su comida.
    Voy por la opción 4.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Es una situación muy rara esa donde no está socialmente aceptado reclamar que tenes razón.
      Igualmente la reunión fue ayer y gané! Esta semana publico la historia. Beso.

      Delete
  2. La gente es muy rata, y la mejor forma de "curarlos", es siendo más rata que ellos.
    Así que voy por la opción 2: me pido almuerzo y merienda juntos, y dividimos entre dos.
    Besos desde Uruguay (si.. ya sé que llego tarde).

    ReplyDelete
    Replies
    1. Más que tarde, diría anonimamente. No se quien sos. Igual gracias por el comentario. Un poco más arriba está la segunda parte, donde yo también estuve rata y lo disfrute.

      Delete

La gente es mala y comenta