Tuesday, June 3, 2014

Europa Europa

En el preciso momento que este post se está publicando, yo debería estar en el avión aterrizando en Ezeiza. Ok, me descubrieron, este post lo escribí antes. En realidad estoy en el feriado del día del trabajador escribiendo algo que se va a publicar en Junio. Para ustedes, hoy. Para mí, dentro de un mes.

Las pocas veces que programo un post con tanta antelación, no puedo evitar pensar que pasaría si en el medio me muero. Mi sueño póstumo y extremadamente morboso sería que este blog salga en Clarín bajo la nota "El Argentino que Anticipó su Muerte en un Blog". Aunque, por otro lado, Clarín miente.

Volviendo al tema que nos ocupa, en este momento tendría que estar aterrizando luego de unas semanas de vacaciones con mi novia en Europa. Más precisamente en España, Francia e Italia. Los preparativos del viaje comenzaron en Noviembre, cuando sacamos los pasajes. Si, a veces me encuentro hablando en plural. Me doy asco. Aunque es la primera vez en bastante tiempo que estoy escribiendo acá y no estoy seguro a donde va a terminar el post. Y me divierte. Probablemente a ustedes no, porque estoy divagando y sin ir a ningun lado. Tengo la radio de fondo, suena “Walking on Sunshine” y me acuerdo de Psicopata Americano. Por alguna extraña razón, en la segunda vez en el día que algo me hace acordar a esta película. Que esta buena, pero tampoco es genial.

Lo más complicado de organizar un viaje a Europa es elegir los lugares. Porque si bien es cierto que te dicen "En Europa está todo cerca" también es cierto que no hay tiempo para todo. Entonces, lo primero que se te ocurre es preguntar a gente que ya haya estado ahí. Eso en lugar de ayudar, complica más. Te dicen cosas como "Si no vas a Londres, ni vayas a Europa". Otro te dice "Ni vayas a Roma, es un embole". El de más allá comenta "Paris es una mierda" y otro dice "¿No vas a Berlín? Te perdes lo mejor de Europa". Y así sucesivamente. Entonces, decidí hacer caso omiso a cualquier sugerencia y organizamos todo con mi novia. Decidimos las ciudades y planeamos el viaje bajo el lema "es el primer viaje a Europa, no el último. Vamos a volver otras veces y ver lo que falta". Imposible no leer la última oración sin volver al segundo párrafo.

Bajo ese lema, elegimos: Madrid, Barcelona, Paris, Niza, Venecia, Florencia y Roma. Tres países, una semana por país. Además de visitar ciudades pequeñas y cerca, como por ejemplo Toledo y Pisa, ambas recomendaciones de mi amigo personal Maty, ávido lector de este blog. Así que en los próximos días tendrían que estar leyendo los posts respectivos de cada país, usando películas de Woody Allen para titularlos. No se asusten, al igual que acá, acá y acá, también van a haber fotos de Troy.

Conté todo lo de recién para llegar a lo que realmente quería contar. Algo que en realidad ameritaría otro post, pero voy a poner todo junto. Si fuera un post aparte, se llamaría La Propuesta. Igual que esa película pésima de Sandra Bullock. Si, lo entendieron bien. En algún momento del viaje a Europa, le propuse oficialmente casamiento a mi novia. Pero vamos por el principio.

Esto pasó un 19 de Junio de 2010, hacia unos seis meses que mi novia y yo salíamos. Estábamos en la fila del iMax, esperando para ver Toy Story 3, hablando sobre nada hasta que de golpe, de la nada, sin previo aviso ni hilo conductor que lleve a semejante declaración, ella me preguntó “¿Cómo me vas a proponer casamiento?” Y a mí no me van a correr con estas cosas. Vos me apuras, yo te redoblo la apuesta. Sin dudarlo, respondí “algún día, arriba de la Torre Eiffel”. Y quedó la anécdota. Hasta Noviembre 2013, cuando finalmente sacamos los pasajes y el chiste podría convertirse en realidad.

Es un buen momento para aclarar que mi novia no quiere bajo ningún punto de vista que le proponga casamiento. Ni en la Torre Eiffel ni en ningún lado. Llegó a decirme que si le propongo casamiento, le voy a arruinar el viaje a Europa. Sí, con eso me estoy por casar.

Finalmente, después de hablarlo muchas veces (pero muchas, muchas, muchas en serio) entre los meses de Noviembre y Enero, llegamos a un acuerdo y pusimos fecha oficial para Abril 2015. Una de las condiciones era que yo no debía proponerle casamiento en la Torre Eiffel. Pensé en cambiarlo por una góndola en Venecia. Y después cambie de opinión y pensé “vamos por todo”. Como no quiere que le proponga casamiento, voy a hacer exactamente lo opuesto. Pero no una vez, sino todas las posibles. Decidí ir a un local de esos tipo Todo Moda, comprar más de 20 anillos y proponerle todas los días de las vacaciones. Incluso, para ponerla de buen humor, le conté mi plan. No le gustó nada. Me puso contento. Con esto ella se está por casar. Muy maduros los dos.

Ese era mi plan. Hasta la semana pasada. De repente, de casualidad pasé por la puerta de la misma joyería de la fantástica saga El Padrino. (Leer episodio I, II, III). Entré y pregunté por anillos de compromiso. Me dijeron que hay de plata y de oro. Los de plata cuestan desde $290 y los de oro desde $2800. Adivinen por cual me incline. Dale, a que no adivinan. Sí, por la plata. Pedí ver diferentes modelos y elegí uno que me pareció que combinaba algo lindo, que le guste y que sea lo suficientemente discreto como para que pudiese usarlo todos los días. No fue el de $290, obviamente. Pero mucho más cerca de eso que de $2800. Y lo compré. También saque las entradas para la Torre Eiffel, ahí voy a estar a las 19.30hs del 20 de Mayo. Ese día voy a proponer (o ya propuse) oficialmente casamiento. De ahí en más, ya veremos.

6 comments:

  1. Hermosa manera de volver a leerte chabon.
    Hasta te diria que casi se te extranaba!

    Queremos mas, queremos mas.

    ReplyDelete
    Replies
    1. por que casi? que falto? abrazo

      Delete
  2. que bueno volver a leerte loco, aparte un post divertido, aparte tengo casamiento, aparte me nombras en el post,
    todo mas que bien, buen regreso!!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Muchas gracias!
      Estas entre los pre-candidatos a ser testigo del civil. Estoy rifando un testigo entre los que vengan de mas lejos... dependes de ver que pasa con los amigos que me quedaron en EEUU.

      Delete

La gente es mala y comenta