Tuesday, August 6, 2013

Brigada Cola

Ayer a la tarde estaba pensando sobre lo mediocre del post de la humedad. Lo mediocre no pasa por la humedad, sino por lo poco interesante del tema. No pasa nada interesante. Quiero otra Argentina Virgen, o un Bajofondo o un Rock in Rio. Pero algo. Que pase algo. Urgente.

Hay una frase muy vieja, cuidado con lo que deseas. Hay un chiste al respecto, de una mina que encuentra una lámpara mágica y pide como deseo poder comprarse todo lo que quiera, y la lámpara la convierte en jeque árabe. Nadie me convirtió en jeque árabe. Quizas porque no hay judíos que sean jeques árabes, ni idea. Fue culpa mía no especificar el deseo.

Anoche, tipo una de la mañana, estaba en la cama con mi novia y me empezó a doler mucho la cola. Que linda forma de empezar un párrafo. Estoy seguro que ya tengo toda su atención. El dolor era muy fuerte en el centro del cachete derecho, más o menos por donde termina el fémur. El dolor se extendía como rayo por la parte exterior de la pierna hasta llegar al tobillo. Me costaba mucho moverme.

Estoy en condiciones de afirmar que el dolor es causado por la vejez. No está bueno. De repente todo bien, de repente te duele algo porque sí. Como a los viejos le duelen las articulaciones por la humedad, tal vez por la humedad de casa a mí me empezaron a doler los huesos. Como la otra vez con lo de la espalda.

Mi novia insistía en llamar a un médico, yo me negaba. Primero que nada, porque no soportaría la sonrisa del tipo cuando le diga eran la una de la mañana, estaba en la cama con mi novia y me empezó a doler la cola. Tendría que explicarle que (casi seguro) es algo muscular y que mi novia nunca leyó 50 Sombras de no me acuerdo que.

El tema más complicado cuando te duele algo (o al menos cuando me duele algo) es que inmediatamente tengo que pensar cual sería el peor escenario posible. Al menos por un segundo, tengo que imaginarme lo peor del mundo que me puede llegar a causar este dolor. Ahora, me duele la pierna, el peor escenario es que me la tengan que amputar. No pinta muy bueno. Porque supongo que debería dejar el laburo y dedicarme a pedir monedas en la calle. Si voy a hacer eso, tendría que pedir monedas en la esquina de casa, porque no da esto de andar saltando en una pata 10 cuadras para pedir monedas. Pasa que en la esquina de casa ya hay un tipo pidiendo, está en silla de ruedas y le faltan las dos piernas. No podría competir contra eso. Si tengo una moneda, prefiero dársela al que le faltan las dos piernas y no una.

Igual, por suerte, no creo que el dolor sea tanto como para amputar. En ese caso, debería ir al médico, que me va a mandar a hacer una radiografía y capaz que una tomografía también. Después me receta algún relajante muscular, me recomienda almohadilla térmica y listo. Me niego a ir a un médico para que me diga lo que ya sé que me va a decir. Mientras tanto, me tomé dos diclofenac y estoy en el laburo esperando que se me pase el dolor en la cola.

8 comments:

  1. Son tantos los chistes al respecto que no me decido cual postear.
    Espero te mejores antes de fin de mes.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Arrancate un show de miercoles con "ME DUELE LA COLA"

      Delete
  2. una vez conocí a alguien que le dolía así la cola (un varón) y fue al médico al final y le dijeron que tenía que hacer gimnasia para endurecer los músculos de esa área, porque literalmente tenía poca carne ahí

    creo que es uno de los peores escenarios posibles, lo que nos reímos y cargamos al tipo es tremendo (de esto hace como 5 años y la gente lo sigue cargando)

    ReplyDelete
    Replies
    1. vos decis que tengo la cola blanda?!?!

      Delete
  3. jajajajaja, lo dejo a tu criterio!

    ReplyDelete
    Replies
    1. che che che, paren un poco de mirarme la cola que soy timido!

      Delete

La gente es mala y comenta