Wednesday, August 1, 2012

Moulin Rouge

La prostitución se puede abordar desde diferentes posiciones. Mucho se hizo y mucho se escribió sobre prostitutas. Aunque esto último es difícil, ya lo dijeron Jorge Maronna y Daniel Samper en su libro El Sexo Puesto, "escribir sobre una prostituta es muy difícil, ya que apenas se apoya la pluma, a la prostituta le hace cosquillas y se mueve".

En mi caso, hace un tiempo escribí sobre la posición económica de la prostitución, su relación con la crisis y el efecto del viagra. Hace poco postee una experiencia práctica en un viaje a Las Vegas. En esta ocasión, voy a hablar desde otro ángulo, el de la fotografía. Esta es la historia de cuando fui fotógrafo freelance de prostitutas.

Era Octubre de 2002, ya había renunciado al trabajo y estaba a tan solo 3 meses de irme a vivir a Estados Unidos. Un amigo (quien prefirió que reserve su identidad), vamos a llamarlo Martin, tenía una página web de escorts. Hoy son moneda corriente y hay decenas de ellas. En ese momento, él fue un visionario y pionero en el asunto.

La crisis económica todavía no había pasado del todo, el dólar estaba en $3,70. Hoy suena barato, en ese momento era carísimo. Yo debía ser una de las pocas personas en el país con cámara digital. Nada profesional, una Olympus D230. Dos megapixeles, bastante pequeña, tarjeta de memoria de 16 megas, una verdadera joya del momento que al llegar a las 10 fotos se le acababan las pilas.

Martin me llamó por teléfono un día y me pidió si podía ir con él y mi cámara digital a sacar fotos a un departamento privado para que después las pueda subir a la web y, obviamente, cobrarles la publicación. Acepte en seguida.

El departamento era un loft con un divisor para simular un dos ambientes que contaba con dos chicas trabajando y un tipo que manejaba la situación. Cuando llegaba un cliente, la chica no elegida y el tipo se iban al bar de la esquina.

Comencé mis labores fotográficas. El problema es que no soy Roccacherniavsky (se escribe todo junto porque, contra la creencia popular, es una sola persona) y la fotografía en esa época todavía era un poco más solemne. No se sacaban fotos a lo loco, no existía Cumbio y su fotolog. La gente se lo tomaba más en serio, se ponía en pose y ensayaba la sonrisa. Sin dotes fotográficas, debía darle indicaciones a estas chicas, sin dotes de modelo. Ellas no sabían posar. Tenía 23 años, parecía de 15 y no sabía indicar. Todo muy poco serio.

Las minas no estaban muy buenas que digamos, pero quien las manejaba intentaba venderlas a toda costa. Martin me había dicho "te prohíbo que te garches a una de estas porque después no me pagan más".

Las fotos son totalmente artísticas. Se puede ver a la chica en primer plano. Ella en pose sexy sobre la cama, o contra la pared, o sentada en una silla. Incluso varias realizaban cambios de vestuario. En el fondo de las fotos aparece algún adorno sobre la mesa de luz, como por ejemplo una esfinge. O tal vez un acolchado de leopardo sobre la cama. Y en todas las mesas de luz un rollo de papel de cocina y en el rincón un pequeño cesto de basura. Art nouveau en su estado de mayor pureza.

En los siguientes dos meses, fuimos a sacar fotos a unos ocho departamentos más. El peor de todos fue uno por la zona del Alto Palermo. Lugar con un living pequeño y dos dormitorios y tenía hecho un cerramiento en el balcón. Además de las cinco chicas y la paraguaya embarazada de 9 meses que las manejaba, el departamento estaba habitado por dos perros y tres gatos (literalmente) que realizaban sus necesidades en el balcón. Como dije antes, el balcón estaba cerrado. El olor que había ahí adentro era tremendo. Prendan un sahumerio al menos, pero posta que alguien debería hacer algo. Creo que es físicamente imposible disfrutar una experiencia con una prostituta en medio de ese olor. El de las necesidades de los animales.

Una sola vez el ambiente se puso algo pesado. Recién habíamos terminado de sacar las fotos en otro departamento de la zona de Palermo cuando se acercó una de las chicas y nos pidió que no saliéramos de la habitación. Nos quedamos encerrados ahí, sin entender bien que estaba pasando. Al ratito volvió a entrar y nos explicó que el novio de la otra señorita había llegado y estaba un tanto enojado. Aparentemente, el novio desconocía el oficio de la chica y, cuando se entero, esta había prometido dejarlo. Algo que obviamente no había ocurrido. Y ahora el quilombo. Estuvimos casi 40 minutos ahí encerrados, no estuvo bueno.

La mejor experiencia fue en un departamento de la zona de Tribunales. Llegamos y había dos chicas, la prostituta y la que manejaba el departamento. A simple vista te das cuenta en seguida cual es la que trabaja en el oficio más antiguo y cual la que regentea. Martin charlo sobre la página web, conto un poco como era el proceso y en ese momento llegó la segunda chica que trabaja allí. Entro con su pollerita corta y el pelo mojado. Era rubia, ojos claros, una chica que ves en otra situación y la queres invitar a salir. Parecía muy joven, le preguntamos la edad. Ella respondió 17 a la vez que la fea que manejaba el departamento decía 18. La mina tenía 17 años, estaba tremenda. Y le estaba sacando fotos que todavía conservo en un rincón del corazón. Y del disco rígido también, por supuesto.

10 comments:

  1. Imagino que aunque sea, una foto medio editada va tambien al libro no? O al menos pones un QR que linkee.

    La zona de tribunales, montevideo, lavalle, te suenan esas calles?

    ReplyDelete
  2. Subi a Mediafire y compramos el libro! asi si vale la pena

    ReplyDelete
  3. Hugo, en el libro! Abrazo.

    Kernel174, obvio que va al libro... pero, por otro lado, noto que conoces bien la zona... Paula que dice al respecto? Abrazo.

    Rata2012, el libro igualmente vale la pena! compralo y despues te mando las fotos. Saludos.

    ReplyDelete
  4. Ja, material premium? jaja me parece muy bien! Abrazo Ale!

    ReplyDelete
  5. Bipo, y... algo hay que hacer! abrazo

    ReplyDelete
  6. Me sorprende la cantidad de cosas que has hecho en tu vida!! Bien variadito todo jajajaja.
    Yo compro el libro igual, aunque no venga con foto (de hecho, si viene sin foto, mejor)

    ReplyDelete
  7. Chivi, no son tantas cosas... solo que puesto todo junto parace mucho! pero si lo extendes a 34 años, no es tanto.
    El libro es totalmente personalizado. Si el tuyo lo queres sin foto, es sin foto! Beso.

    ReplyDelete
  8. ale, paula opina que su novio es un jeropa, que tiene echo todo el city tour de putis y bares.pero como ya esta mayor y GA-GA,lo agarre para q no siga perdiendo plata en esos tugurios...
    igual por las dudas nunca va sin mi a capital :)

    ReplyDelete
  9. Paula, hay cada señor mayor dando vueltas por esa zona... yo que vos no me confiaria tanto! beso.

    ReplyDelete

La gente es mala y comenta